Para asegurar la conservación de los granos la mejor solución es la reducción de la temperatura de estos con lo que se consigue parar el desarrollo de hongos e insectos. Para ello contamos con los equipos “Granifrigor” que nos permiten insuflar aire frío y seco en el grano almacenado, consiguiendo bajar la temperatura y humedad del grano.
La amplia gama nos permite ofertarle el equipo más adecuado a sus necesidades y zona climática, con capacidades desde 65 hasta 360 Tn/día.